domingo, 2 de enero de 2011

LA PIEZA DEL MES: LAS MUY RICAS HORAS DEL DUQUE DE BERRY

Este libro es uno de los más célebres manuscritos del medievo y se conserva en el museo Condé del castillo de Chantilly, cerca de París. 
UN LIBRO DE HORAS
Un libro de horas es un libro con las oraciones, que se debían rezar en 7 momentos del día (horas canónicas: Cruce a medianoche, Laudes hacia las 3:00 h., Prima hacia las 6:00 h., Parte hacia las 9:00 h., Sexta al mediodía, Monja hacia las 15:00 h., Vísperas hacia las 18:00 h., Complies hacia las 21:00 h.) . Además los libros de horas siguen el calendario.
Estos textos para laicos, eran más cortos que los que usaban los clérigos y alcanzaron su máximo esplendor entre 1350 y 1480, al final de la Edad Media. Los nobles y poderosos llegaron a encargar piezas de gran calidad, muy ricas e iluminadas (de hecho muchos aprendían a leer con este tipo de libros)
Su realización se organiza en cinco etapas:
1) Maqueta: señala los sitios reservados a las miniaturas.
2) Caligrafía.
3) Capitales e Iniciales decoradas.
4) Miniaturas: ejecución de los fondos, cielo, paisaje, monumentos,... y en último lugar los personajes. Las miniaturas constituyen un importante documento sobre las actividades, grupos sociales, vestimentas, costumbres y gustos de la época. 
5) Decoración de los márgenes.
LA OBRA
El libro de “Las muy ricas horas”, es probablemente el manuscrito iluminado más importante del siglo XV. Fue encargado por el Duque de Berry, hacia 1410 y realizado por los hermanos Limbourg (aunque estos no llegaron a ver la obra terminada)
Se compone de 206 pliegos de 29 por 21 centímetros. Incluye 66 grandes miniaturas y 65 más pequeñas, 300 letras capitales doradas y 1800 cenefas doradas
Realizado sobre una vitela muy fina, no ha necesitado restauración alguna después de 6 siglos.
Escrito en latín, destaca por sus ilustraciones de salmos y sobre todo por las de su calendario, con representaciones de los distintos meses del año. Estas reflejan un mundo rural donde la riqueza se basa en la tierra, y la importancia de  un señor feudal se mide por su número de su vasallos, la amplitud de sus tierras y la cantidad y tamaño de sus castillos.
Cada uno de los 12 meses del año ocupa 2 páginas del manuscrito. En el anverso se encuentra el calendario propiamente dicho, con el número de días del mes solar y lunar, las fiestas y los santos de cada día, la duración del día en horas y en minutos y también el calendario romano. En el reverso, se ilustra cada mes con una miniatura a folio completo. Todas están estructuradas de la misma forma: tímpano superior con las indicaciones astronómicas, del zodíaco y un hombre, sobre un carro tirado por 2 caballos, que lleva un sol. 
MES A MES
Enero
En los calendarios de los libros de Horas, el mes de enero es ilustrado tradicionalmente por una escena de comida en un interior.
Aquí vemos al duque de Berry, representado de perfil como un emperador romano, sentado mientras sus cortesanos le ofrecen presentes para agradecerle su protección.
El día de Año Nuevo  de 1415 se celebró con más fasto que nunca ( es el final de tres años de guerra entre Armagnacs y Bourguignons.
Se sabe, por los libros de contabilidad, que ese año, el duque recibió 27 presentes. Entre los donantes figuran a Charles de Orleans, los padres de Jean y el cardenal de Pisa.
Febrero
La escena representa la dureza de la vida de los campesinos en invierno.
El artista introduce una innovación, ya que muestra una escena de interior y de exterior a la vez.
La paleta de los colores utilizados para las prendas de vestir destaca la diferente condición social de estos personajes frente a los del mes de Enero.
Marzo
Representa los trabajos agrícolas: en primer plano un campesino ara el campo, otros cortan la vid, otro se dispone a sembrar; al fondo, un pastor, su perro y el rebaño.
Al fondo la fortaleza de Lusignan (reino de Poitou), una de las residencias favoritas del duque de Berry.
Abril
Mes de las peticiones de mano, la escena muestra en primer plano el intercambio de anillos, en el que está presente el Duque.
A la derecha también vemos la tradicional recogida de flores.
En segundo plano el castillo de Dourdan, propiedad de Jean de Berry, y destruido en 1411 (para otros investigadores, se trataría del castillo de Pierrefonds, propiedad de Louis de Orleans).
Mayo
Ilustrado por la fiesta del 1 de mayo, que era entonces la fiesta del amor: la tradición decía que príncipes y señores fueran a un bosque vecino para cortar flores, con las que decorar sus casas.
En este caso se trata de una fiesta en el honor de la hija del Duque, Marie, y de su esposo, Jean de Borbón.
El castillo situado en el fondo es el Palacio de la Cité en París, donde entonces se asentaba el poder político.
Junio
La imagen habitual del mes de junio es la henificación o el esquilado de las ovejas; en este caso se representa lo primero al borde de Sena.
Se repite al fondo el Palacio de la Cité, aunque destaca la Sainte-Chapelle.
Julio
Representación de otros trabajos agrícolas, junto al castillo de Poitiers, mandado construir por el duque de Berry a final del siglo XIV.
Agosto
Muestra varias escenas:
- caza: actividad reservada a la nobleza en la época. Utilizaban rapaces y a halcones domesticadas para ahuyentar a grandes pájaros. El halcón simbolizaba la valentía y la concordia ( los tres jinetes llevan uno)
- baño en el río, para hacer frente al calor del verano.
- trabajo en el campo.
Al fondo el castillo de Étampes, que el duque de Berry había adquirido en 1400, a la vez que todo el condado.
Septiembre
Muestra la vendimia, junto al castillo de Saumur, construido a petición de Luis II de Anjou.
Entre las vides y el castillo, se ve la zona donde se desarrollaban los torneos.
Octubre
De nuevo escena de labor al borde del Sena, cerca Hotel de Nesle, ante las murallas del Louvre, potente fortaleza, reconstruida por Carlos V.
Noviembre
Contrariamente al resto del calendario, la escena no tiene por marco un lugar famoso. Es un paisaje imaginario, realizado ya por Jean Colombe en los años 1480.
Un campesino acompañado de un perro, alimenta a una piara de cerdos.
Esta escena hace mención a la parábola del Hijo Pródigo.
Diciembre
El último mes del año representa una escena de montería. El negro jabalí, símbolo del rey de Inglaterra no fue elegido por casualidad; ya que al fondo vemos el castillo de Vincennes acabado por Carlos V para almacenar su tesoro (junto con el Louvre, las dos grandes fortalezas que defienden París)

CONTEXTO
El libro se realizó durante una época muy agitada social y políticamente en Francia. Largas  guerras arruinan la agricultura, causando hambre, pestes y diezmando a un tercio de la población del reino.
La guerra de los Cien Años (1337-1453, enfrentó a ingleses y franceses) y la guerra civil (1407-1435 entre Armagnacs, encabezados por Jean de Berry y Bourguignons, mandados por su sobrino Jean sin Miedo) someten a la población a una inseguridad casi continua, y negativa para la prosperidad y la realización de cualquier actividad.

BERRY
Jean de Berry (1340-1416), fue un noble de azarosa vida. Tercer hijo del rey de Francia, Juan II el Bueno, y hermano de su sucesor Carlos V el Sabio; siempre amó los lujos, la música, la literatura y la pintura. Su vida fue un continuo trasiego, pero pasó gran parte de la misma en sus grandes castillos.
Su talante conciliador hizo que gran parte de su vida intentara restablecer la paz interna del reino, rota sin cesar por la rivalidad existente entre las casas de Armagnacs y Bourguignons.
El asesinato de Luis de Orleáns y las ambiciones de Juan sin Miedo, le obligaron, hacia el fin de su vida, a tomar partido políticamente. Desde entonces, y también a causa de su matrimonio con Juana de Armagnac, se erigió como jefe de los Armagnacs (detestadísimos no sólo por los campesinos franceses sino también por casi toda la burguesía parisina)
Por otro lado también fue un delicado coleccionista de arte. Preocupado por la estética en todos los ámbitos y niveles, gastaba casi todo su tiempo, dinero e influencia en rodearse de lujo. Compró numerosos libros y obras de arte y mantuvo una permanente fiebre constructora de palacetes y castillos. Su principal maestro de obra era Guy de Dammartin. Pero también estuvo rodeado de pintores y escultores. Entre éstos, Jean de Cambral o Claus Sluter.
Amante de los libros, trajo a iluminadores italianos para mejorar su biblioteca. Entre los numerosos artistas iluminadores que trató y cobijó se encontraban Jacquemart de Hesdin y los hermanos Limbourg. En su biblioteca era posible hallar obras de Aristóteles, de los clásicos latinos y abundantes novelas de caballería, además de un centenar de libros religiosos, entre ellos quince libros de horas.

HERMANOS LIMBOURG
Los artistas a los que el Duque de Berry confió la tarea de iluminar el libro procedían de Nimega, cerca del Rhin, en la región de Flandes.
De los tres hermanos, Paul, Jean y Herman, el primero por su técnica y talento, fue pronto considerado ayudante de cámara del Duque. Los hermanos llegaron a ser muy populares incluso en vida; ya el cronista Guillebert de Metz, en su Descripción de París de 1434, nombra a “tres célebres hermanos iluminadores”.
Fueron originales, visionarios e incluso revolucionarios. Las escenas místicas del calendario sustituyen a las tradicionales; los encuadres; la aparición del paisaje, técnica ya pre-renacentista importada de Italia; la mezcla de la elegante vida cortesana y el realismo crudo de los campesinos; desnudos muy cercanos a los de la Antigüedad y ropas coloristas, moda de la época… El objetivo de la obra era ser el libro de horas más espectacular y hermoso que se pudiese crear.
La paleta de colores utilizada por los autores es muy rica. Emplearon materias minerales, plantas, así como goma arábiga. Destaca sobre todo el uso de lapislázuli, entonces costosísimo mineral traído de Oriente, que da un tono general a toda la obra. También se usó mucho oro y malaquita, para los verdes.
Además de esta, realizaron otras obras para su mecenas, entre las que destacan las Bellas Horas.
Los tres pintores murieron, probablemente de peste, en el año 1416, dejando inacabada la obra; el propio Duque no tardaría en seguirlos, en el mismo año, quedando la obra inconclusa, hasta 70 años después, hacia 1485. 
El nombre del iluminador de la segunda serie de ilustraciones fue revelado por el historiador de arte Paul Durrieu tras una rigurosa investigación (comprobó que el pintor tenía lazos familiares en la ciudad de Bourges y que había trabajado para el Duque Carlos). Se trata de Jean Colombe, que rechazó la imitación y eligió trabajar con un estilo más contemporáneo. El gusto y las modas habían evolucionado, y además el uso de colores más vigorosos y violentos, supone una reacción contra las anteriores. Sin embargo, en algunos aspectos la obra se ciñe todavía a la ortodoxia: los horizontes vaporosos de los paisajes.

RECORRIDO DEL LIBRO
Una vez terminada la obra, sus avatares materiales fueron incontables. Cuando murió Margarita de Austria, gobernadora de los Países Bajos, en 1530, el códice fue entregado Jean Ruffaut, tesorero general del mismísimo Emperador Carlos V. Durante el siglo XVII la pista del códice se pierde, y en el siglo siguiente se añade al libro el escudo de armas de los Spínola, ilustre familia guerrera de los Países Bajos. De allí fue de un propietario a otro a lo largo y ancho de Europa, hasta terminar siendo propiedad del Barón Félix de Margherita residente en Turín. El Duque de Aumale, que supo de su existencia casi por casualidad mientras viajaba por Europa, quedó entusiasmado por él y lo compró en 1856,  llevándolo a Inglaterra. En 1830 heredó los bienes del último príncipe de Condé, entre los que se encontraban el castillo de Chantilly y su fabulosa biblioteca. De esta forma llegó a poseer ocho cientos manuscritos.
A su muerte en 1897 donó todo a la Academia Francesa. Pero en su testamento prohibió expresamente la exposición de su legado en el exterior.
Desde entonces “Las muy ricas horas” se conservan en Chantilly, a 50 Km. de París; sólo se han expuesto en una ocasión en 2004.

LINKS
JUEGO


3 comentarios:

  1. Preciosa obra, un post muy interesante. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias!! Ne ha encantado leerlo. Soy fan del Gótico y todo su esplendor...

    ResponderEliminar
  3. GRACIAS POR LA FRESCA DESCRIPCION ESPLENDIDO MATERIAL SOY ESTUDIANE DE CREACON LITERARIA AMO LA HISTORIA DE LOS LIBROS Y MAS SI TIENEN CALIGRAFIA.

    ResponderEliminar